Hidrocarburos: un as bajo la manga

Los refrigerantes naturales han tomado nuevos bríos en
virtud de la concientización acerca de la preservación de la capa de ozono. Sin
duda, sustancias como los hidrocarburos son una opción sustentable, aunque
deben emplearse con cuidado y respeto

Danahé San Juan

Debido a que su potencial de calentamiento global (PCG) es
menor a 5, el propano (R-290) y el isobutano (R-600a) son hidrocarburos (HC)
que se utilizan en la industria de la refrigeración y el aire acondicionado
como refrigerantes naturales. Como explica el ingeniero Gildardo Yañez, gerente
de Capacitación y Aplicaciones en BOHN de
México
, al ser refrigerantes inflamables su utilización requiere ciertas
medidas de seguridad y buenas prácticas, entre ellas conocer ampliamente sus
particularidades y la conveniencia de sus aplicaciones, de acuerdo con las
necesidades de enfriamiento.

En el pasado, dichas sustancias no se utilizaban como
refrigerantes, debido al peligro que representaba su alta inflamabilidad y los
numerosos requisitos de seguridad que deben considerarse para su aplicación.
Sin embargo, con el paso del tiempo y las investigaciones realizadas, se
descubrió que siguiendo las buenas prácticas y las normas de seguridad
pertinentes no deben suscitar problemas que pongan en riesgo la vida de las
personas o causar daños irreparables en los equipos.

Tanto el propano como el isobutano son HC que no impactan
de manera negativa en el medioambiente, por lo que se han posicionado como una
buena alternativa para la refrigeración y el aire acondicionado, en el caso del
primero, mientras que el segundo también cuenta con aplicaciones de
congelación.

En su Manual de Buenas Prácticas en el Uso de Sustancias
Alternativas a los Hidroclorofluorocarbonos, la Secretaría de Medio Ambiente y
Recursos Naturales detalla que ambos refrigerantes “están clasificados en el
nivel A3 por el Estándar
34 de ASHRAE
”. Esto porque son gases de alta toxicidad y su TLV/TWA es de
400 ppm o más.

Por ello, cuando un técnico trabaja con alguna de estas
sustancias debe asegurarse de:

  • Estar en un área ventilada para disminuir las
    concentraciones de gas
  • Utilizar equipo de seguridad (gafas, ropa que
    no genere cargas electrostáticas e, incluso, protección respiratoria, de ser
    necesario)
  • Verificar que no haya fugas en el sistema HVACR
  • Evitar llamas o chispas
  • No emplear equipos electrónicos ni encender la
    luz durante el manejo de estos gases
  • Si llegara a presentarse una fuga, se debe
    abandonar el área
  • Dejar que el ventilador disipe el refrigerante
    y esperar a que el sensor de explosividad indique que el riesgo terminó

Además de cuidar el medioambiente, la aplicación de las
buenas prácticas en el manejo de hidrocarburos en tus actividades laborales
servirán para garantizar un servicio de primera calidad. Teniendo este
conocimiento como un as bajo la manga no hay cabida para el error, pues estarás
seguro de que tu trabajo es el mejor y que los equipos no presentarán falla
alguna.

CARGA DE REFRIGERANTE
Fuentes: www.gildardoyanez.com y Plan Nacional de Eliminación de Hidroclorofluorocarbonos (HCFC)


Source: Revista Cero Grados Celsius