• 11°C
    De Temperatura
  • Los miembros del CTR se enfrentan a un nuevo reto en su camino para lograr la certificación de los trabajadores de la industria: acreditarse como evaluadores independientes ante el Conocer

    Fotografía superior. José Ramírez y Roberto Gómez, representantes en el CTR de las empresas Danfoss y Acemire, respectivamente

    Ámbar Herrera / Fotografías: Cero Grados Celsius

    El Comité Técnico de Refrigeración (CTR) se reunió por quinta vez en el año para continuar avanzando en el proceso de certificación para los prestadores de servicio de la industria nacional. En esta ocasión, la sede fueron las oficinas de venta y soporte técnico de Güntner de México, en el German Centre.

    El evento comenzó con la bienvenida de Roberto Gómez, technical support de Acemire, quien se integra al Comité para aportar sus conocimientos sobre el uso de lubricantes en campo para fortalecer el proceso de certificación.

    La reunión tuvo como objetivos la revisión del instrumento de evaluación de competencias y la introducción a la capacitación de los expertos como evaluadores profesionales. Karen Ocampo, gerente técnico del Consejo en Excelencia (CET), mencionó que, de ahora en adelante, las sesiones irán encaminadas a preparar a los miembros del CTR para ser evaluadores profesionales, puesto que necesitarán saber a fondo cómo funciona el sistema y cómo se aplica la evaluación a un candidato, entre otras cuestiones.

    Ocampo explicó que el CET impartirá a los miembros del CTR un curso para evaluadores independientes del Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (Conocer), para luego acreditarlos ante la Secretaría de Educación Pública. “Los miembros del CTR accederán a una capacitación bajo el EC-076, que les brindará las herramientas para evaluar a los candidatos y, posteriormente, serán evaluados bajo la función productiva, que es el Estándar de Competencia 0506”, informó.

    De igual forma, se revisaron los reactivos de la evaluación de competencias para la certificación, porque será la principal herramienta de los evaluadores, ya que allí se indican aspectos como el valor de cada reactivo y el peso correspondiente a cada área evaluada, por ejemplo, actitudes, desempeños o productos; y cómo hacer la sumatoria final.

    Respecto a la revisión de la evaluación de competencias, la mayoría de los miembros concordó en que los reactivos están más enfocados en probar los conocimientos sobre seguridad y buenas prácticas de los candidatos, en contraste con la evaluación diagnóstica, que cubre aspectos más técnicos.

    José Manuel Noriega, presidente de ANDIRA y del Comité de Gestión de Competencias de Refrigeración y Climatización (CGCRC), señaló que los miembros cumplirán tres grandes roles como evaluadores, capacitadores y auditores del proceso de certificación. Además, agregó que, a la par del certificado de competencia emitido por la Entidad de Certificación y Evaluación (ECE), se busca que la industria otorgue un aval extra que eleve el nivel de profesionalización de los prestadores de servicio. El ingeniero Noriega explicó que, aunque el candidato sea reconocido por el Conocer, la industria podrá retirarle el reconocimiento si comete alguna infracción a los valores o actitudes primordiales.

    “Los miembros del CTR accederán a una capacitación bajo el Estándar 076, que les brindará las herramientas para evaluar a los candidatos” Karen Ocampo, gerente técnico del CET 

    Evaluación de competencias
    El candidato realizará la evaluación de competencias, la cual se integrará al portafolio de evidencias, en el que se documenta todo el proceso de certificación. Posteriormente, los evaluadores tendrán la responsabilidad de dictaminar la validez de la información presentada.

    Una vez que el aspirante aprueba el proceso, comienza el trámite ante el Conocer para otorgarle el certificado expedido por la Secretaría de Educación Pública (SEP), junto con otros elementos distintivos para reconocerlo como parte del círculo de calidad de la industria.

    Lo anterior significa que el individuo en cuestión cuenta con los tres saberes necesarios para la industria. El primero es “el saber”, es decir, el conjunto de conocimientos teóricos y prácticos adquiridos durante el desarrollo de sus actividades productivas. También está el “saber hacer” que implica tener una conciencia real del desempeño en las funciones productivas y del conocimiento previo de las circunstancias en las que se desarrolla. Por último, el “saber ser” incluye la mejora continua del conjunto de conocimientos, experiencias y actitudes orientados a la excelencia laboral.

    Además, la certificación busca la profesionalización de los prestadores de servicio, mejorar el aprendizaje de los técnicos y generar una sana competencia que facilite el desarrollo integral del sector.

    En entrevista para Cero Grados Celsius, Raúl Alanis, ingeniero de Aplicaciones y Soporte Técnico de Ventas en Güntner de México, dijo que el CTR está avanzando hacia una nueva etapa de aprendizaje con la evaluación de los capacitadores, y que el objetivo es subir el nivel de los prestadores de servicio y de México como país.

    “Esta reunión fue muy importante porque nos saca de la zona de conocimiento y nos lleva a experimentar otro tipo de actividades como la metodología para establecer un proceso educativo y poder llevar al candidato a la obtención de la certificación”, comentó Alonso Amor, gerente técnico para Emerson.

    Por su parte, el ingeniero Gómez, representante de Acemire, refirió que la empresa “siempre ha estado interesada en temas de desarrollo e impulso para técnicos capacitados” y que esperan “aportar el conocimiento de aceites en campo para complementar la certificación”. En tanto, Miguel Escamilla, líder técnico de Chemours Refrigerantes LATAM Fluoroproductos, opinó que es necesario realizar cambios a la evaluación de competencias a fin de hacerla lo más apegada a la realidad de los técnicos y acorde con las condiciones actuales de la industria.

    Asistieron también Hugo González, encargado de Ventas Técnicas de Güntner de México, Julio García, consultor técnico de Chemours, y José Ramírez, responsable de Aplicaciones y Servicio de Danfoss México, miembros activos del CTR.

    Arriba, de izquierda a derecha, Alonso Amor, Miguel Escamilla, Hugo González, Raúl Alanis, Roberto Gómez y Julio García. Abajo, José Ramírez, José Manuel Noriega, Karen Ocampo y Cinthia Martínez

     

    Source: Revista Cero Grados Celsius]]>