• 18°C
    De Temperatura
  • Estrategias de ahorro energético En muchas ocasiones, los clientes piden que se resuelvan sus necesidades, aclara la encargada del área de Monitoreo y Control, por lo que en primera instancia nace la pregunta, ¿cómo voy a satisfacerlas? Para lograrlo se recomienda realizar un diagnóstico energético, éste se hace con la instalación de un equipo de medición que determine el consumo de los equipos de manera global, patrones de consumo, horarios de operación, etcétera. Con este análisis se podrá saber quiénes son los usuarios y cuánto facturan. Cuando se reúna toda la información, ésta se debe analizar y dependiendo de las necesidades de los usuarios plantearles una solución. También es posible obtener una distribución por costo, si se necesitan acondicionar más tiendas, aunque habría que tener mayor información, ya que dependiendo de su localización puede cambiar su consumo. Karina Montes aclara que en la parte de la revisión energética se debe saber qué información es la que realmente sirve para realizar la medición posteriormente. Primero se tiene que saber cuál es el factor potencia, porque si éste es muy bajo pueden penalizar. Despúes se necesita conocer el consumo instantáneo y con base en eso se hace el reporte de cuánto se está consumiendo por día, semana y mes, eso va a permitir generar una comparativa en los mismos periodos. Una forma de comprobar esto es configurar alarmas, para conocer cuál es el consumo normal del sistema y notar cualquier evento inusual. También se podrá apreciar si el ahorro ya no es el estimado y cuáles son las distintas fallas del equipo. Así que cuando el cliente pregunte sobre su gasto energético se tendrá la información necesaria para presentársela y proponer una solución, agrega la especialista. Otra medida que se puede implementar es la configuración del set point de ahorro de energía. Con este control se puede programar el apagado de vitrinas cuando la tienda ya cerró, así como la revisión de especificaciones para saber si los deshielos son los adecuados y si las válvulas están bien calibradas. De alguna manera, la detección de fugas va a generar un aumento en el consumo de energía, si se tiene una fuga se va a forzar más el sistema al trabajar. La otra es sobre la filtración de humedad, pues toda ésta es agua y para convertirse en hielo necesita un aumento de energía, si no se es cuidadoso con los equipos, trabajan más y representa un gasto energético, explica Montes. Las buenas prácticas aseguran el trabajo de los técnicos, pues al realizar sus labores con calidad, eficiencia y precisión logran que los clientes regresen y queden satisfechos. La entrada Buenos hábitos en refrigeración aparece primero en Cero Grados Celsius. Source: Revista Cero Grados Celsius]]>